Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 5 de julio de 2014

Probad los espíritus si son de Dios (1 Juan 4:1)
Ver el artículos de Devocionales Cristianos que va a continuación.
Es bien importante comprender esta cuestión de la que escribo mi experiencia en la entrada anterior, porque podemos ser muy fácilmente víctimas del error, creyendo que lo estamos haciendo bien, no solo nos estamos confundiendo y poniendo en peligro, sino que también podemos confundir a otros, que creyendo en nuestro criterio, se equivoquen con nosotros, y un ciego que se coge de la mano de otro, van juntos al mismo hoyo.
Siempre al tomar una decisión debemos ponerlo en manos del Señor, que siempre sabe en Su eterna e infinita sabiduría como son las cosas, y si esa impresión sea en la pareja, los negocios, la educación de los hijos, un viaje, en el ámbito espiritual, en la Iglesia, o en cualquier otra circunstancia, s es lo que Él tiene como PLAN para nosotros, lo que nos conviene para que Él exprese Su VOLUNTAD o es algo que viene de "la carne de pecado", una trampa del enemigo, o una percepción nuestra, e incluso un deseo de nuestro ego.
Cuidado, y ponerlo siempre antes todo en ORACIÓN, pedirle al Padre en Nombre de nuestro Señor Jesús, que nos muestre la senda a seguir y si esto que estamos recibiendo viene de Su amor o es algo falso que debemos olvidar cuanto antes, que nos tenga en Su Camino para no errar y así evitar el perjuicio propio y a los demás, y muy importante: no ofender al Señor nuestro Dios jamás.
Leer el artículo que pongo de DEVOCIONALES CRISTIANOS:


En verdad esto es de Dios?
“…PROBAD LOS ESPÍRITUS SI SON DE DIOS…” (1 Juan 4:1b)
La guía de Dios siempre concuerda con su Palabra. ¡Siempre! Él nunca te mandará ser infiel a tu cónyuge, hacer trampas en un examen, exagerar delante de un cliente, propagar chismes, engañar a tus padres o hijos, o hacer cualquier cosa que las Escrituras prohíben.
Es más, su dirección siempre concordará con la persona que Él quiere que seas. Por ejemplo: si te encantan las matemáticas y eres bueno con los ordenadores, ¿por qué vas a creer que el Señor te va a llevar hacia la música o la teología? O si sólo te sientes bien cuando estás al aire libre, ¿por qué crees que te dará un trabajo de oficina de ocho horas diarias en un alto edificio de la ciudad? O si no te sientes cómodo con niños, ¿cómo crees que te ordenará ser maestro de escuela? ¡Procura ser práctico! La guía de Dios no contradice la persona que Él hizo que seas. No te crea con unos talentos especiales, y luego espera que te destaques en algo que no tiene relación alguna con ellos.
Si sientes que el Señor te está dirigiendo a algo que parece contrario a lo que Él quiere que seas, considéralo con cuidado. ¿Te está Dios pidiendo que hagas esto porque de momento no hay nadie más que pueda hacerlo? ¿Te está moviendo a nuevas áreas para que crezca tu fe? ¿O tal vez no es una “idea del Señor” en absoluto, sino más bien una distracción para apartarte de la tarea que ya te ha confiado? Juan escribió lo siguiente: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios…” (1 Juan 4:1).

“…PROBAD LOS ESPÍRITUS SI SON DE DIOS…” (1 Juan 4:1b)

Pablo les habló a los ancianos de Éfeso acerca de cómo fue guiado en una ocasión. Escucha: “Ahora, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio de que me esperan prisiones y tribulaciones” (Hechos 20:22,23). Ahora bien, a Pablo no se le pidió que hiciera algo contrario a sus dones, porque por todo el camino a Jerusalén iría predicando y fortaleciendo a las nuevas congregaciones. Lo que se le pedía, sin embargo, era que sacrificara su propia seguridad y comodidad a fin de alcanzar y bendecir a otros. No toda dirección implica dolor y sacrificio, pero algunas necesitarán decisiones radicales que precisan que elijas entre la comodidad y fortalecer devotos a Dios, entre acumular cosas y buscar primero su Reino, entre promoverte a ti mismo y servir a los demás.
Cuando se trata de seguir la guía del Espíritu Santo, hay algunos “semáforos en naranja” preventivos que deberías tener en cuenta: (a) Si se requiere que tomes una decisión de vital importancia en un período de tiempo muy corto; (b) Si es necesario que te endeudes mucho, o poner a alguien en una situación comprometedora y difícil o en peligro; (c) Si requiere cortar con lazos familiares o alianzas; (d) Si produce intranquilidad en el espíritu de amigos y consejeros maduros.
Pero no acabemos en una nota negativa. Aunque Dios quiere que pruebes los espíritus, Él también quiere que des un paso de fe y le sigas. Por lo tanto, no temas.