Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 2 de octubre de 2014

RECIBIDO DE DEVOCIONALES CRISTIANOS. ! IMPACTANTE REFLEXION Y MUY ALENTADORA, HERMOSA !!!!

La Cruz En Medio Del Caos – Historia Real Del World Trade Center

“…LOS MONTES SE MOVERÁN Y LOS COLLADOS TEMBLARÁN, PERO NO SE APARTARÁ DE TI MI MISERICORDIA…” (Isaías 54:10)
Como voluntario, Frank Silecchia estaba buscando entre los escombros de la masacre del 11 de septiembre de 2001 en el World Trade Center, encontrando cuarenta y siete cuerpos, pero ningún sobreviviente. También descubrió algo más: una cruz de vigas de acero de más de seis metros estando de pie contra el amanecer polvoriento. Las vigas eran de dos edificios diferentes, pero al chocarse una contra otra, forjadas juntas por causa del fuego, se formó una cruz gigantesca en medio del caos.
Cuando la muerte o la enfermedad reclama a un ser querido, o un desastre financiero borra nuestro sentido de seguridad, nos preguntamos: `¿Dónde está Dios en todo esto? ¿Le importa lo que está pasando?’. Podemos manejar casi todo mientras sabemos que Él está allí, pero cuando no estamos seguros de ello, empezamos a dudar.
La-cruz-world-trade-center
LA CRUZ WORLD TRADE CENTER
Cuando el Señor se presentó a Moisés a través de una zarza que ardía (lee Éxodo 3:1-6), Él dijo: “Yo soy…” (versículo 6). Este hecho no ha cambiado. Él es todavía el mismo ‘Yo soy’ Dios en tiempo presente. Jesús dijo: “Antes que Abraham fuera, Yo soy” (Juan 8:58b). Esto significa que Él no necesita una “bola de cristal” para predecir el futuro, o un “espejo retrovisor” para ver el pasado. Él es “…el mismo ayer, hoy y por los siglos” (Hebreos 13:8) y todavía se pasea en “hornos ardientes” (lee Daniel 3:24,25), en “fosos de leones” (lee Daniel 6:16-23), bodas (lee Juan 2:1-22), entierros (lee Lucas 7:11-12), hogares destrozados, habitaciones de hospital, negocios quebrados y celdas de prisión, diciendo: “…Yo estoy con vosotros todos los días…” (Mateo 28:20b). Escucha: “…los montes se moverán y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia…” (Isaías 54:10).
Si miras con más detenimiento, verás que Él está contigo justo allí, ¡como siempre lo estuvo [y estará]!